ARTICLES DIVULGATIUS, D-N Altres col·laboracions

Orígenes, nutrición y otras consideraciones técnicas del tenis

Breve historia del nacimiento del deporte

¿Cuál es el origen de la palabra tenis? Hay diferentes teorías sobre la cuestión planteada. Puede que la palabra provenga del latín tenisca o tenia, nombre de la cinta que dividía en dos mitades el campo donde se realizaban diferentes juegos romanos. Aunque es muy posible que la palabra tenis provenga del francés, “tennez” cuyo significado es “tenga usted”.

Las primeras referencias del tenis como deporte yacen en Francia, donde el deporte se realizaba golpeando la pelota con la mano en pistas de hierba fresca, más adelante fue cuando se empezaron a utilizar raquetas y el deporte empezó a ser jugado en casi todos los países del mundo, pero en un principio, solamente en las clases altas de los países angloparlantes.

A lo largo del tiempo diferentes hechos han ido marcando la historia de este deporte, los primeros jugadores profesionales en Milán (1465), el primer libro que describía el juego escrito por el Papa Julio II (1510), el primer reglamento (1875), la disputa del primer torneo de Wimbeldon y la incorporación en los Juegos Olímpicos (1896), la creación de la Copa Davis (1900), el surgimiento de la Federación Internacional de Tenis (1912) y como no, el nacimiento de la Association of Tennis Professionals (ATP, 1972) y la Women’s Tennis Association (WTA, 1973) junto con la aparición de estrellas del deporte como IIie Nastase, Jimmy Connors, Pete Sampras, Martina Navratilova, Steffi Graf o bien grandes tenistas que reinan el podio actual del deporte como Maria Sharapova, Simona Halep y la número 1 del ranking femenino en individuales Serena Williams. También Rafa Nadal, Roger Federer y Novak Djokovic como números uno en el ranking masculino.

Anabel_Medina

Fotografía: Anabel Medina Garrigues, tenista Valenciana en Rolland Garros 2008 donde fué ganadora en dobles.

Introducción

A medida que la ciencia ha ido avanzando, la nutrición humana en el mundo del deporte ha ido adquiriendo cada vez más protagonismo. Ya que ha demostrado ser uno de los pilares fundamentales para el deportista, ya sea durante su preparación física y entrenamientos, como en el momento de la competición. Cada vez son más los equipos y clubs que se suman a tener a un Dietista Nutricionista en su equipo multidisciplinar.

En los deportes de élite como el tenis en este caso, es imprescindible un buen estado nutricional para un correcto rendimiento deportivo, manteniendo una correcta composición corporal, un estado de hidratación óptimo y sobre todo disponer de la ayuda de un equipo multidisciplinar. Es necesario que el preparador trabaje junto al deportista codo con codo con médicos, psicólogos, fisioterapeutas, fisiólogos y un dietista-nutricionista especializado en nutrición deportiva. Así se consigue una correcta monitorización y un trato personalizado óptimo.

La importancia de cubrir los requerimientos energéticos día a día

Las demandas energéticas de un jugador de tenis ocasional no tienen nada que ver con las de un tenista de élite. Cuando hablamos del tenis de élite, los requerimientos energéticos son mucho más elevados debido a la gran carga de entrenamiento que realizan los deportistas a diario a elevadas intensidades y, naturalmente, el nivel de exigencia física en el momento de la competición o sucesivas competiciones.

Existen diferentes puntos a tener en cuenta en la alimentación del deportista de élite, pero sin duda el más importante es cubrir los requerimientos de energía día a día para compensar el gasto calórico producido.

Les periodos de entrenamiento deben estar protocolizados para poder pautar correctamente la suficiente energía para mantener un correcto estado físico, aumentar el rendimiento y también prevenir la acumulación de fatiga y la posibilidad de lesionarse o bien enfermar (Dupont et al. 2010, Carling et al. 2012).

Los jugadores de tenis combinan diferentes tipos de ejercicio; se usa tanto el metabolismo anaeróbico como el metabolismo aeróbico. El tenis es un deporte que combina movimientos de gran intensidad y muy explosivos junto con largos tiempos de juego en los que la resistencia juega un papel fundamental. La duración de los partidos es muy variante, el promedio es de 1 hora y 30 minutos, aunque también podemos encontrar partidos que han durado 30 minutos o bien se han registrado otros que han durado un total de 6 horas. El soporte multidisciplinar y concretamente la preparación nutricional para la competición son la base del éxito, evitando la depleción energética durante el partido (Bangsbo et al. 2014).

¿Hay que priorizar algún macronutriente? ¿Proteína, hidratos de carbono, lípidos?

Hidratos de Carbono

Tal y como se ha comentado anteriormente, los requerimientos energéticos de un deportista de élite son muy elevados, la carga de entrenamiento y preparación física que requiere el tenis hace que el contenido energético de la dieta del deportista aumente considerablemente. Un tenista puede llegar a consumir 1600 kcal fácilmente durante un partido de 1h y 30 minutos. Además se tiene que tener en cuenta que el rango de horas diarias de entrenamiento que normalmente realizan los tenistas oscila entre 3 y 6 horas, por lo que las reservas de carbohidratos, concretamente de glucógeno, son la fuente más importante de energía.

Unknown

Una adecuada ingesta de carbohidratos antes, durante y después del ejercicio puede asegurar la obtención de la energía suficiente tanto para entrenar como para competir. En la foto la australiana Samantha Stosur comiendo en un break de cuartos de final, Tokyo 2008.

El timing, es decir, el momento de la toma de los carbohidratos se considera importante. Los carbohidratos proporcionan la energía en forma de glucosa, ésta es almacenada en forma de glucógeno libre muscular y una pequeña cantidad es almacenada en el hígado. Por esta razón las reservas de glucógeno deben encontrarse a elevadas concentraciones para disponer de la energía suficiente para rendir al máximo durante un entrenamiento rutinario o bien en el día de la competición. De forma general desayunos, snacks, comidas pre y post-entrenamiento o competición deben contener una base de hidratos de carbono como por ejemplo pan, cereales, arroz, legumbres, patata… para un correcto almacenamiento de los depósitos de glucógeno antes y después de un ejercicio agotador y para una mejora en la recuperación de la función muscular.

Cuando la glucosa es oxidada, contribuye a la formación de la principal moneda energética de nuestro organismo: el ATP. Por eso durante el partido y, teniendo en cuenta su duración, es importante ir consumiendo carbohidratos de un elevado índice glucémico para conseguir esa energía lo más rápido posible. Este tipo de carbohidratos son rápidamente metabolizados permitiendo una obtención prematura de energía. (Ivy et al. 1988, Burke et al. 1996).

Normalmente estos carbohidratos los podemos encontrar en alimentos como la fruta desecada, el membrillo, las pasas o bien lo dátiles, aunque normalmente son proporcionados a través de bebidas isotónicas o hipertónicas para deportistas. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) ha aprobado la declaración de salud para personas activas que realizan ejercicio de resistencia y que consumen bebidas con soluciones de carbohidratos y electrólitos de respuesta glucémica alta con una concentración de sodio entre 460mg-1150mg/L junto con una osmolaridad de 200-3330 Osm/kg de agua.

Las bebidas deportivas son rápidamente vaciadas del estómago y absorbidas en el intestino delgado, también aumentan la ingesta voluntaria de fluidos comparado con la ingesta de agua sola. Es decir, es más probable que los tenistas equiparen las pérdidas de fluidos debido a la sudoración con la ingesta cuando consumen bebidas deportivas, comparado con la ingesta de agua. Aunque en deportistas que necesitan mantenerse magros o que deben alcanzar un objetivo en cuanto a peso corporal puede llegar a causar problemas el uso excesivo de bebidas que aporten energía en su balance energético o en dietas de aporte energético restringido.

La pauta de hidratación debe ser personalizada teniendo en cuenta la cantidad de agua que ingiere el jugador a través de la alimentación y de la suplementación para evitar problemas de deshidratación o bien híper hidratación u otros problemas de salud como desajustes de electrólitos como podrían ser la hipernatremia por un consumo excesivo de sodio (Na). Por este motivo es importante que la pauta sea elaborada por un profesional de la nutrición deportiva.

HP Poster-w/logo.1

La principal regla de oro en el mundo del deporte y la nutrición es no probar ninguna estrategia nueva el mismo día de la competición. El tenista tiene que entrenar a su intestino para tolerar la cantidad de carbohidratos subministrada y así producir el efecto deseado, ya que se han reportado casos de mala tolerancia intestinal a determinadas cantidades de carbohidratos sobre todo en forma de gel (ya que están mucho más concentrados) pudiendo provocar nauseas, vómitos y diarreas. Por eso toda estrategia nutricional debe ser probada durante los entrenamientos.

Para concluir con el grupo de los hidratos de carbono, hay que destacar sobre todo que aquellos partidos en los que se prevé una duración superior a 60-90 minutos es importante encontrarse en un estado de euhidratación y utilizar bebidas o pequeños snacks de marcas comerciales o bien elaborados por nosotros mismos a través de una receta previamente supervisada para tener una fuente extra de energía y reducir la posibilidad de lesionarse (Burke et al. 1993).

Proteína

El contenido de proteína de la dieta del deportista es actualmente un tema de disputa entre la comunidad científica y no científica (esta última no está contemplada en el artículo). La bibliografía actual defiende que el contenido proteico de la dieta tiene un papel fundamental para un balance muscular positivo (McGlory et al. 2013). A las proteínas se les otorga básicamente una función estructural, pero éstas son esenciales para el desarrollo de funciones vitales como las reacciones de producción de energía en donde la disponibilidad de ciertos aminoácidos limita el desarrollo eficaz del famoso Ciclo de Krebs, además las proteínas forman las diferentes enzimas que permiten la realización de las diferentes funciones orgánicas del cuerpo humano, estimulan y regulan las reacciones de adaptación como la síntesis de proteínas musculares y están vinculadas al desarrollo eficiente de todos los procesos del organismo durante el crecimiento tanto en la edad adolescente, adulta y en la vejez. (Bilsborough and Mann et al. 2006).

Ahora bien, la idea de que incrementar el contenido proteico de la dieta aumentará la masa muscular está aún en mente de muchos atletas y deportistas. El contenido proteico de la dieta de la población española es muy elevado; se cubre en un 173% (Basulto J et al. 2012). Según la EFSA los deportistas en general siguen pensando que “más proteína es igual a más rendimiento”. No hay evidencia científica por ahora que demuestre que incrementar el contenido de proteína de la dieta es directamente proporcional al incremento en el rendimiento del tenista o bien cualquier otro deporte. Las últimas investigaciones enfocan el consumo proteico controlado y repartido en diferentes tomas a lo largo del día. Además hay cada vez más investigaciones científicas que indican que la ingesta de diferentes aminoácidos esenciales destacando los de cadena ramificada (en concreto la Leucina) antes, durante o en las horas posteriores a la realización de actividad física, podría otorgar diferentes beneficios como:

  • Facilitar el proceso de recuperación al mejorar la velocidad y la disponibilidad de aminoácidos en la masa muscular, estimulando la síntesis proteica (Di Pasquale et al. 2008).
  • Apoyar la ganancia de fuerza, resistencia y el nivel de masa muscular inducida por los entrenamientos (Ivy and Portman et al. 2004).

Con el objetivo de favorecer el desarrollo de masa muscular se está aconsejando consumir una solución con hidratos de carbono y aminoácidos esenciales antes de empezar el entrenamiento. (Paddon-jones et al. 2004, Tipton and Wolf et al. 2001). También es posible lograr este impacto anabólico con la ingesta de proteínas de suero lácteo o Whey, las cuales tienen que tener un aporte de entre 40-45% de aminoácidos esenciales. Pero en este último caso hay que tener en cuenta que se ingieren más calorías, el ritmo de asimilación es más lento, se da una menor captación de aminoácidos por el músculo y una mayor ureagénesis (Ferrando et al .2010, Burke et al. 2001).

Aunque he citado los resultados y conclusiones de diferentes estudios, siempre es importante añadir que hacen falta muchos más para poder concluir si realmente es un efecto que puede atribuirse a la población deportista y concretamente en el mundo del tenis, ya que por ahora no es suficiente la evidencia publicada. Además la EFSA no ha aprobado ninguna declaración sobre la eficacia de los aminoácidos ramificados o bien la proteína de suero lácteo, por ahora.

Para terminar con éste tema considero importante plasmar las discrepancias bibliográficas que se presentan sobre el momento de la toma de las proteínas, concepto conocido como “Timing”. Cada vez más son los pequeños estudios que se suman al resultado de obtener un posible beneficio en la toma repartida de pequeñas cantidades de proteína de alto valor biológico inmediatamente después de la sesión de entrenamiento y en combinación con carbohidratos simples (Res et al. 2012), aunque también es necesario plasmar que existen grandes publicaciones que apoyan la imperiosa necesidad de seguir estudiando la eficacia del “timing” en la toma de proteínas para así poderlo pautar de forma más específica (Armendáriz-Anguiano, A. L et al. 2010).

Una buena opción para desarrollar esta estrategia y repartir el contenido proteico de la dieta consiguiendo una ingesta de 20-25 gramos de proteínas es a partir de alimentos como la leche, el huevo, legumbres como la soja, embutidos magros como el jamón cocido o el pavo, smoothies o también otros como frutos secos o cereales como el trigo, que nos ayudan a obtener batidos con concentraciones relativamente elevadas de proteínas (cuya calidad puede variar según los alimentos elegidos y el procedimiento utilizado durante su elaboración). (Etzel et al. 2004, Hoffman and Falvo et al. 2004).

Ramon 5 mesos 1 096

Fotografía: Jordi Sarola, mercado de la Boquería, Barcelona.

Lípidos

En último lugar, pero no por eso menos importantes, tenemos los lípidos, macronutrientes que encontramos en la grasa de los alimentos. Éste sin duda es el macronutriente menos considerado, ya sea a nivel deportivo o por la población en general, que sigue teniendo en mente que debe ser drásticamente reducido en su día a día. Hay diferentes tipos de grasas, y cada vez más se está concienciando de la importancia de incrementar el consumo de grasas como las monoinsaturadas y poliinsaturadas en la población en general, pero sobre todo en el mundo del deporte por los beneficios que a lo largo de estos últimos años se han ido reportando en publicaciones de gran prestigio científico. Estos beneficios incluyen su efecto cardioprotector, antioxidante y antiinflamatorio. Por otro lado sigue estando recomendado reducir grasas de tipo trans y saturadas.

Es importante destacar que por ahora no hay una evidencia sólida de que se tenga que suplementar al deportista para conseguir los efectos nombrados, ya que a través de los alimentos se pueden cubrir los requerimientos diarios de estos tipo de grasas, aunque sí es importante valorar cada caso individualmente y tener en cuenta preferencias y gustos de cada jugador. En este caso el dietista-nutricionista debe elegir la mejor estrategia para incluir alimentos como frutos secos, aceite de oliva virgen, aceite de pescado y pescado azul en su plan alimentario sin que eso sea un inconveniente para el tenista (Jouris et al. 2011). La inclusión diaria de alimentos como los frutos secos a diario en los periodos de transición podría ayudar sobre todo a controlar el peso del deportista entre otros efectos como la prevención del síndrome metabólico (Salas-Salvadó J et al. 2008, Salas-Salvadó J et al. 2011).

Conclusión

Tal y como se ha descrito, la nutrición está cada vez más presente en el mundo del deporte, en la mente de los entrenadores y de los propios deportistas. En muy poco tiempo los estudios científicos se han multiplicado dando a conocer la importancia de muchos nutrientes a tener en cuenta en la alimentación del deportista. Tal y como se ha destacado, los tres macronutrientes son esenciales para un correcto rendimiento deportivo, aunque por ahora los que tienen el mayor respaldo científico son los carbohidratos. Eso no significa que las estrategias que se están utilizando con los otros dos macronutrientes y combinaciones entre si no sean efectivas, únicamente faltan más publicaciones para que sean verificadas como útiles y seguras por la comunidad científica y la EFSA. También es importante destacar que actualmente la literatura científica en el tenis es bastante pobre, por eso hay que ser muy crítico a la hora de elegir artículos en los que basarse, ver sobre cuánta gente se ha desarrollado así como el tipo de población, la metodología y el material utilizado, el autor y sus posibles conflictos de intereses con alguna empresa, etc.

Por ahora hay que destacar que un tenista puede aumentar el rendimiento deportivo, disminuir la probabilidad de lesionarse y enfermar a través de una alimentación personalizada y un seguimiento multidisciplinario. Es de vital importancia que los clubs y preparadores de deportistas, en este caso tenistas, incorporen la figura del dietista-nutricionista especializado en nutrición deportiva y además dediquen tiempo a la formación de sus deportistas en el ámbito de la nutrición, de esta forma se podrán aplicar diferentes estrategias durante los periodos de entrenamiento para así utilizarlas en el momento de la competición y aumentar la posibilidad de tener éxito.

Anabel_seleccion

Fotografía: Anabel Medina Garrigues

En la segunda parte del artículo…

Se trataran temas como:

  • Hidratación
  • Importancia de micronutrientes
  • Suplementación ayudas ergogénicas
  • Aplicaciones prácticas durante el juego
  • Adulteración de suplementos con sustancias no declaradas en la etiqueta

Autor

la foto (1)D-N Sr Guillermo Mena Sánchez

Dietista – Nutricionista, nutrició clínica i esportiva

Col. núm. CAT000906

Tarragona

Més informació a guillermo_menasanchez@hotmail.com

 Bibliografía consultada

  • Armendáriz-Anguiano, A. L., Jiménez-Cruz, A., Bacardí-Gascón, M. Pérez-Morales, M, E., Effectivity in the Use of Protein Supplements in Resistance Training: Systematic Review, Arch Latinoam Nutr. 2010; 60(2): 113-118.
  • J. Physiological Demands of Football. (2014) Sports Science Exchange Article #125. www.gssiweb.org.
  • Basulto J, Manera M, Baladia E. Dietas Hiperproteicas o proteinadas para adelgazar: innecesarias y arriesgadas. Dieta Dukan y método Pronokal como ejemplo. FMC. 2012; 19(7): 411.8.
  • Bilsborough, S. & Mann, N. (2006). A review of issue of dietary protein Intake in humans. Int J. Sports Nutr. Exc. Metab., 16, 129-152.
  • Burke, L. M., G. R. Collier, P. G. Davis, P. A. Fricker, A. J. Sanigorski and M. Hargreaves (1996). Muscle glycogen storage after prolonged exercise: effect of the frequency of carbohydrate feedings. Am J Clin Nutr 64(1): 115-119.
  • Burke, L. M., G. R. Collier and M. Hargreaves (1993). Muscle glycogen storage after prolonged exercise: effect of the glycemic index of carbohydrate feedings. J Appl Physiol (1985) 75(2): 1019-1023.
  • Burke, L. (2001) Nutrition for Recovery after competition Chap. 15. In Burke, L & Deakin V. (Eds). Clinical Sport Nutrition. McGraw-Hill Companies.
  • Carling, C., F. Le Gall and G. Dupont (2012). Are physical performance and injury risk in a professional soccer team in match-play affected over a prolonged period of fixture congestion? Int J Sports Med 33(1): 36-42.
  • Dupont, G., M. Nedelec, A. McCall, D. McCormack, S. Berthoin and U. Wisloff (2010). Effect of 2 soccer matches in a week on physical performance and injury rate. Am J Sports Med 38(9): 1752-1758.
  • Di Pasquale, M. (2008) Amino Acids and Protein for the Athletes, CRS Press.
  • Etzel, M.R. (2004). Manufacture and use of dietary protein fractions. J. Nutr. 134.
  • Ferrando A, Tripton K, Wolf R. (2010) Essential Aminio Acids for muscle protein accretion. Strenght Cond. J. 32, 87-92.
  • Hoffman J.R, Falvo M.J. (2004). Protein – Which is the best? J. Sports Sci med. 13, 118-130.
  • Ivy, J. L., A. L. Katz, C. L. Cutler, W. M. Sherman and E. F. Coyle (1988). Muscle glycogen synthesis after exercise: effect of time of carbohydrate ingestion. Journal of Applied Physiology 64(4): 1480-1485.
  • Ivy, J & Portman, R. (2004) Nutrient Timing, Basic Health Publication.
  • Jouris K. B, J. L. McDaniel and E. P. Weiss (2011). The effect of Omega-3 Fatty Acid Supplementation on the inflammatory Response to eccentric strength exercice. J Sports Sci Med 10 (3): 432-438.
  • McGlory, C., S. L. Wardle and L. S. Macnaughton (2013). Pattern of protein ingestion to maximise muscle protein synthesis after resistance exercise. J Physiol 591(Pt 12): 2969-2970.
  • Paddon-Jones D, Sheffield-Moore M, Zhang X J, Volpi E, Wolf S, Aarslan A et al. (2004) Amino acid ingestion improves muscles protein synthesis. Am J Physiol Endocrinol Metab, 286.
  • Res, P. T., B. Groen, B. Pennings, M. Beelen, G. A. Wallis, A. P. Gijsen, J. M. Senden and V. A. N. L. LJ (2012). Protein ingestion before sleep improves postexercise overnight recovery. Med Sci Sports Exerc 44(8): 1560-1569.
  • Salas-Salvadó J, Fernández-Ballart J, Ros E, Martínez-González MA, Fitó M, Estruch R, Corella D, Fiol M, Gómez-Gracia E, Arós F, Flores G, Lapetra J, Lamuela-Raventós R, Ruiz-Gutiérrez V, Bulló M, Basora J, Covas MI; PREDIMED Study Investigators. Effect of a Mediterranean diet supplemented with nuts on metabolic syndrome status: one-year results of the PREDIMED randomized trial. Arch Intern Med 2008;168:2449-58.
  • Salas-Salvadó J, Bulló M, Babio N, Martínez-González MÁ, Ibarrola-Jurado N, Basora J, Estruch R, Covas MI, Corella D, Arós F, Ruiz-Gutiérrez V, Ros E; PREDIMED Study Investigators. Reduction in the incidence of type 2 diabetes with the Mediterranean diet: results of the PREDIMED-Reus nutrition intervention randomized trial. Diabetes Care 2011;34:14-9.
  • Tripton K, Wolf R. (2001) Exercicse, protein metabolism and muscle growth. Int J. Sport Nutr. Exc. Metab. 11, 109-132.

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.