ARTICLES DIVULGATIUS, D-N Altres col·laboracions

DHA de algas, una fuente alternativa

DHA-origen-algas

El DHA (ácido docosahexaenoico) es un ácido graso poliinsaturado omega-3 abundante en las membranas celulares, que se encuentra en mayor cantidad en el cerebro, la retina y el esperma. Es una sustancia esencial durante el ciclo de la vida, desde el embarazo hasta la adolescencia es altamente demandado para promover un correcto neurodesarrollo, más tarde, continua ejerciendo un papel clave en el buen mantenimiento del cerebro y la retina. Otro factor realmente interesante sobre este ácido graso es su capacidad de ser precursor de distintas moléculas (docosanoides y resolvinas) involucradas en la regulación de procesos inflamatorios ayudando a su resolución. Cabe destacar, que el DHA es una sustancia que no almacenamos en proporciones importantes en nuestro tejido adiposo, lo que indica que dependemos de su ingesta para asegurar una óptima cantidad en nuestro organismo.

En los últimos años, debido a los contrastados beneficios en nuestra salud de este omega 3, ha aumentando de forma exponencial la demanda de DHA. La mayor parte de esta demanda global se obtiene del aceite de pescado azul (atún, anchoa y sardina), cuya obtención se complica con frecuencia debido a las variaciones estacionales, la contaminación marina, el agotamiento de los recursos, el elevado coste del proceso y su influencia en el deterioro del medio ambiente marino. Además, se prevé que la pesca a gran escala para cubrir la creciente demanda mundial de aceite de pescado no será sostenible por mucho tiempo. Debido a esto, las microalgas unicelulares marinas han ganado atención entre la comunidad científica como una fuente más sostenible de los ácidos omega 3.

Estas microalgas unicelulares, como por ejemplo Schizochytrium, contienen una alta concentración de ácidos grasos y crecen muy bien fuera del medio marino, por consiguiente, estas características hacen que sean perfectas candidatas para aportar un alto índice de DHA de forma ética y respetuosa con el mar y sus condiciones actuales.

Estos aceites de microalgas se han sometido a estudios y se ha demostrado que son tan eficaces como los aceites de pescado con las misma proporción y cantidad de ácidos grasos poliinsaturados.

Un estudio muy esclarecedor en la campo de la medicina deportiva y el DHA procedente de microalgas es: Effects of Short-Term Docosahexaenoic Acid Supplementation on Markers of Inflammation after Eccentric Strength Exercise in Women(1). Es un estudio realizado en mujeres deportistas después de practicar ejercicio extenuante que resulta en inflamación local y dolor muscular de aparición tardía, las comúnmente llamadas agujetas. Estas mujeres son tratadas durante 9 días con 3 gramos de DHA de algas al día, y se observa una disminución de la agujetas y la rigidez muscular post-ejercicio. Estos resultados abalan los ya conocidos efectos anti-inflamatorios y anti-noceptivos (inhiben el dolor) del DHA, pero en este caso en particular, del DHA procedente de algas.

En conclusión, el DHA de algas es una opción más sostenible, apta para veganos, vegetarianos e intolerantes al pescado, y de igual efectividad que el que proviene del pescado.

Un producto que cumple con la necesidad de aportar altas dosis de DHA de origen vegetal es DHA ORIGEN ALGAS de laboratorios Nutilab, con 500 mg de DHA puro en cada mililitro que proviene de la microalga Schizochytrium sp.

 

(1) Corder, K., Newsham, K., McDaniel J., Ezekiel, R., y E. Effects of Short-Term Docosahexaenoic Acid Supplementation on Markers of Inflammation after Eccentric Strength Exercise in Women (2016) Journal of Sports Science and Medicine 15, 176-183

 

Ariadna Ropero
Bióloga Laboratorios Nutilab

 

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.